Edición de textos

Entiendo la edición como un proceso de acompañamiento en la creación de una historia. Desde junio de 2019 he colaborado con muchos periodistas en el proceso de búsqueda y redacción de reportajes para la revista Nuestro Tiempo, y es un trabajo silencioso y muy bonito que me gusta especialmente porque, si está bien hecho, no se nota. Y si no que se lo digan a Paco. Aquí hay algunos de los que más me gustó editar por motivos bien distintos.

África se mueve

Un texto sesudo, completo, profundo y al mismo tiempo con rostros humanos de dos jóvenes, brillantes periodistas, ilustrado por un también jovencísimo fotógrafo ghanés.


De fusiles y piñas: una historia de paz en Colombia

Un texto de crónica internacional en el que la autora es a la vez protagonista de la historia. Narrado en primera persona, a veces, y con unos estupendos saltos temporales a modo de entrada de un diario, consigue contar la historia reciente de las Farc casi, casi como una serie de Netflix. Las fotografías que conseguimos de Andrés Cardona, también vinculado con el centro de reinserción desde el que se cuenta la historia, dan la puntilla a este fantástico reportaje.


El siglo XX también tiene rostro de mujer

Este texto suponía un reto distinto: ayudar a un académico que ha estudiado la historia de la mujer en el siglo pasado a convertir su conocimiento en historias con rostro. Había que aterrizar en un espacio limitado una cantidad ingente de información y darle vida.